El parón por la pandemia del coronavirus es sin duda el protagonista del momento. En el sector inmobiliario acapara conversaciones y titulares como en cualquier otro ámbito, personal o profesional. Todos hablan de la incertidumbre, la que rodea a las ventas de viviendas, las idas y venidas del alquiler de viviendas o el futuro –ya de antes incierto– de las grandes superficies comerciales.

Todavía existe, sobre todo en nuestro país, y más en la zona norte, una identificación entre la domótica y el lujo, algo que no siempre es cierto. Actualmente existen multitud de soluciones personalizables que se adaptan a todo tipo de bolsillos. ¿Cuáles son las ventajas de vivir en una casa domótica? 

Las ciudades son un hervidero de actividad 24 horas al día. Vehículos en movimiento, personas de aquí para allá, bienes comprados y consumidos… Esta realidad resulta muy poco sostenible y tiene un fuerte impacto en la propia salud de muchas ciudades, cada día más contaminadas y dependientes de su entorno.