Ya se nos ha olvidado, pero hace no tanto nuestros tasadores realizaban los informes en máquinas de escribir, utilizaban su cámara de fotos y la cinta métrica y no salían de su despacho sin su callejero Almax bajo el brazo a la caza de letreros de ‘se vende’ para localizar ‘testigos’ de valor de mercado.

La revolución digital y tecnológica ha abierto un espacio para nuevos agentes. Muchas promotoras encargaban antiguamente diferente material publicitario de cada una de sus promociones. Infografías, algún vídeo o una página web, como mucho, era el material idóneo para salir a vender viviendas. Actualmente, la mezcla de diferentes circunstancia, hacen que las promotoras ya no se conformen con ese material gráfico y demandan ese paso tecnológico para ayudar a sus ventas.

Observaron las necesidades del mercado y decidieron actuar. Con las últimas innovaciones que habían desarrollado en materia de cerámica e interiorismo, PORCELANOSA Grupo lanzó a principios de 2017 PORCELANOSA Partners, un programa destinado a promotores y expertos inmobiliarios.